Archivos Agosto 2007

Para este verano el estreno más esperado. La historia en la que se basa de uno de los juegos que más horas de productividad han destruido en las oficinas de todo el mundo.


Ver vídeo

Si hacen por terminar la película puede que hasta la vea.

Visto en No puedo creer

El puzzle engancha. Es odioso el manejo de las fichas de Eternity II. Es un juguete bastante incómodo, al intentar mover una ficha acabas moviendo varias y produce más tensión el miedo a desbaratar el rompecabezas que el desafío de acabarlo. Sin cronometrar, mirando la hora simplemente, me ha tomado algo más de dos horas acabar el segundo de los puzzles. Llegados a este punto, no puedo dejar de intentar resolver el juego completo. Ya veremos cómo queda la cosa.

Ayer desbaraté el puzzle y lo rehice asegurándome de colocar las esquinas de forma diferente. Necesitaba saber si la suerte influyó demasiado. Tardé algo más de media hora (38 minutos de reloj). Puede que la primera vez que lo hice el tiempo se me pasara volando y pareciera más corto. Aunque me parece bastante caro Eternity II me he picado y he comprado el segundo rompecabezas de ayuda (72 piezas). Es más de lo mismo, un cartón troquelado para separar las piezas y otro como plantilla. Si ya era un infierno cambiar las pizas en el puzzle de 32, en este va a ser la monda. Se podrían haber esmerado más con las piezas. Esto empieza a ser un reto personal, a ver que tal se da éste.

Al acabar la entrada anterior me puse a hacer el contorno y colocar las piezas hasta quedarme con dos que no encajaban, pero ya había hambre. Al volver de comer miré el tablero, cambié un par de piezas y ¡bingo! Creo que en total habrá sido unos 5 minutos o poco más. Conociéndome a mi mismo, o he tenido una suerte extraordinaria o el puzzle ayuda 1 es demasiado sencillo.

Ahora me he quedado con las ganas, seguro que encuanto abran las tiendas voy a por el puzzle ayuda 2.

Siempre me pareció que Eternity II era una operación comercial brutal. Con el cebo del premio y las expectativas creadas las ventas estaban aseguradas, pero aún así, me picaba el gusanillo y quería tener uno a sabiendas de que en un par de días lo abandonaría sin resorberlo.

Mi primera sorpresa fue al llegar a la juguetería. Se trata de tres puzzles diferentes, y yo convencido de que era un todo en uno. Total, que para no acabarlo mejor coger el más simple, el puzzle ayuda 1, y si por casualidad lo finalizo, me servirá como ensayo y apoyo para puzzle completo. Para colmo, como ya había hecho puzzles semejantes, me lo imaginé con piezas de plástico y una base ahuecada para poder mantener el puzzle a medias sin riesgo de desmontarlo demasiado al guardarlo. En vez de eso son dos simples cartones, uno cuadriculado como plantilla y otro troquelado con las piezas. Genial por ellos que se deben estar forrando. Yo de todas formas, voy a jugar un rato con él. Soy una víctima feliz del producto comercial.

www.flickr.com