Archivos Noviembre 2007

El pendulo de Foucault

  • Título: El péndulo de Foucault
  • Título original: Il pendolo di Foucault
  • Autor: Umberto Eco
  • Editorial: Plaza & Janés
  • ISBN: 84-01-42348-1
  • 824 páginas, formato Bolsillo, colección Ave Fénix

Casaubon permanece escondido en el Conservatoire National des Arts et Métiers, donde está el Péndulo de Foucault, esperando la media noche para el solsticio de Verano. Mientras espera cuenta cómo ha llegado hasta esta situación comenzando desde su juventud universitaria con su tesis sobre Templarios. Cuenta como conoció a Jacopo Belbo y Diotallevi, como llegó a ser compañero de trabajo de ellos en la editorial Garamond y de como, por diversión, entre los tres aunaron teorías conspiratorias sobre los templarios en su llamado "Plan" basándose en un documento olvidado por el coronel Ardenti, un autor ocultista. Sus problemas comienzan cuando el "Plan" escapa de sus manos y, lo que era un juego, se convierte en una realidad.

Esta novela está considerada Anti-esoterica, una crítica al esoterismo atacando su fundamento: las analogías. Esto fue lo que impulsó a leerla, pero he de advertir que el libro está lejos de ser ameno. La larga descripción inicial se alterna con divagaciones haciendo muy difícil superar el primer "capítulo". Le siguen alrededor de 500 páginas que me aburrieron bastante y que básicamente sirven para tomar los conocimientos necesarios para comprender la verdadera historia. Hay un gran subidón durante la elaboración del "Plan" para decaer nuevamente con otra larga descripción. Ya era muy tarde para abandonar la lectura, que llega a enganchar completamente sobre la página 700, cuando el "Plan" está definitivamente fuera de control y se suceden las consecuencias de la insensatez de haberlo creado. Unas 50 páginas después se llega con altibajos hasta el final entre más y más divagaciones.

Es muy viejo este vídeo, lo he escuchado un montón de veces, pero aún me hace gracia el montaje que hicieron de su famoso "developers, developers, developers" en aquella presentación legendaria que dio la vuelta a internet varias veces.

Me encanta este hombre. Estoy seguro de que después de una charla de Steve Balmer uno sale capaz de programar cualquier cosa.

iPhone

Actualizado 26/08/2008 23:24: El concurso ha terminado

No suelo participar en este tipo de sorteos, pero de vez en cuando pico. Debe ser que el iTouch me ha gustado mucho, jajaja. Lo bueno de participar en este concurso es que te dan un enlace que puedes pasar a tus amigos, y si a alguno de ellos les toca también te llevas el premio tú.

Sombras de guerra. La guerra civil española

Llevaba mucho tiempo esperando la salida de este juego ambientado en la Guerra Civil Española. No está libre de críticas ni detractores, pero tanto para el que quiera un juego de estrategia basado en nuestra propia historia reciente como para los que prefieran revivir o cambiar la historia, Sombras de Guerra recrea las principales batallas (río Ebro, Jarama, Belchite, Toledo, bombardeo de Guernica). Cuenta con la posibilidad de elegir ambos bandos y cualquiera de los cinco ejércitos que participaron (Nacionales, Republicanos, Legión Cóndor alemana, Soviético o Tropas voluntarias italianas). Son un total de 24 misiones acompañadas de vídeos e información histórica.

iTouch

Ya ha hablado mucha gente del iTouch. Poco puedo decir más. Ya lo había visto y manejado, así que no he tenido la gran sorpresa que la mayoría, pero seguro que los primeros momentos los he disfrutado igual. Lo que me ha hecho descansar en paz ha sido comprobar que han respetado las conexiones, así que podré seguir usando mis altavoces y la radio (Actualización: La radio no es compatible).

iTouch 2

Lo que no me ha gustado nada esta vez es que ni trae funda ni almohadillas para los auriculares. Por lo menos hay un gamuza para limpiar la pantalla, pero en mi iPod nano ya se encargaba de limpiarlo la funda cuando lo metía y sacaba.

En este vídeo Stina y Mossy charlan entre ellos como quién no quiere la cosa muy civilizadamente, cediéndose los turnos de palabra sin necesidad de llegar a un ¿Por qué no te callas? Quizás discutían sobre quién le tocaba a quién.

Cada vez oigo a más gente hablar de la felicidad de vivir en una casita con su vaquita y sus ovejitas, desayunando los huevos de su gallinero y preparando ensaladas con las lechugas y tomates de su huerto. A todos siempre les respondo que yo soy un urbanita.

Ser un ratón de ciudad no significa que no sepa perfectamente que a las vacas no les importa que sea domingo y debes madrugar igualmente para ordeñarlas. Tampoco me impide saber que a las ovejas no les importa que estés cansado, indispuesto o de vacaciones; debes sacarlas igualmente y cambiarles la paja antes de devolverlas al redil. Los tomates y lechugas no crecen solos, hay que preparar la tierra y vigilarla. El campo no tiene fines de semana, vacaciones ni bajas por enfermedad. La jornada laboral empieza antes de despuntar el día y acaba después de la puesta del Sol. Soy un urbanita porque soy más libre en la ciudad.

Quizás todo sea porque la gente cuando vuelve de una casa rural queda convencida de haber "vivido el campo". Por fortuna cuando van a veranear a la costa no vuelven creyendo haber tenido una "experiencia marinera".

Si un día mi gata hace lo mismo que el gato del vídeo me da algo. Es una película bastante rara, pero tiene un no se que.

La música acojona un poco.

www.flickr.com