Resultado de etiquetas “cartas”

Saboteur

Después de más tiempo del que me gustaría reconocer he conseguido jugar a Saboteur; el juego rápido de cartas de enanitos mineros y saboteadores en busca de la pepita de oro. Un juego muy sencillo y divertido entre 3 y 10 jugadores. Más divertido cuanto más jugadores.

El juego consiste en que cada participante asume un rol que sólo él conoce. La mayoría serán mineros y deberán hacer todo lo posible para alcanzar el oro. El resto serán saboteadores, su misión es impedir que se alcance el oro. Se colocan las cartas iniciales sobre la mesa y los enanitos mineros deberán ir colocando cartas de túnel hasta completar un camino válido desde la carta de partida hasta una de las tres de destino. Si la carta de destino a la que se llega tiene oro, los mineros ganan. Ganan los saboteadores cuando los jugadores se quedan sin cartas y no se alcanza el oro. Al final de cada partida se reparten pepitas de oro entre los ganadores. Al finalizar tres rondas, el vencedor es el el jugador con más pepitas.

Es un juego rápido y muy dinámico. El número de jugadores no influye en el tiempo de juego, aunque sí en la diversión. La asignación de roles (minero / saboteador) se hace repartiendo cartas de personaje, pero en el reparto, una de las cartas no es usada, por lo que no sabe exactamente el número de mineros y saboteadores. Al nadie conocer quién es enemigo o aliado (ni cuantos son) el juego se vuelve muy paranoico.

Para aderezar las partidas añadiendo más emoción, cuando ya has jugado bastante, puedes usar las Reglas opcionales (PDF) .

Que yo haya acabado jugando a esto ha sido por culpa de Carlos de La Frikoteca y sus partidas en el curro.

Mosaico cartas Magic

Hace más de diez años que jugué por primera vez a Magic: The Gathering, el juego intercambiable de cartas en el que eres un hechicero (caminante de planos) que debe luchar con otros magos usando tu biblioteca de hechizos (mazo de cartas). Invocando criaturas, lanzando instantáneos, conjuros... Comencé con la recién salida tercera edición, pero no fui un gran coleccionista. Es un juego que combina estrategia (azar y estrategia) y colección de cartas. Nunca se sabe qué cartas van a tocar al comprar un sobre adicional. Las continuas expansiones del juego no dejan que el coleccionista se aburra.

Hace unos siete años compré unos cuantos mazos de la séptima edición. Me gustó muchísimo que se pudiera comprar mazos de cartas ya preparados para jugar. Para alguien que no hace colección y que lo usa para jugar de vez encunado está muy bien. A un principiante le evita tener que comprarse varios mazos para al final tener unas pocas cartas decentes como ocurría antes.

Probé el juego on-line. Me gustó mucho y te permitía poder jugar con cualquiera a cualquier hora. Durante unos meses jugaba de vez en cuando.

Este fin de semana he encontrado mis mazos de la séptima edición: descomposición, armada, bombardero, salvaje, pesadillas, infestación, demencia y, mi favorito, olla a presión. Las he dejado bien a mano para poder echar alguna partidilla rápida de vez en cuando. Es un juego que suele gustar y no es muy difícil de explicar. En tres o cuatro partidas ya se ha entendido perfectamente.

1
www.flickr.com