Resultado de etiquetas “error”

pagina 404

Hace tiempo que creé mis páginas de error 404 propias y necesitaban un repaso. Aprovechando que hurgaba en ellas me pregunté si podría usar Google Analytics para medir la eficacia mis páginas de error. Comprobar si estas páginas ayudan a los usuarios a encontrar el contenido que buscan y permanecen en el blog o, si por el contrario, prefieren abandonar la página.

Como primer paso he optado por añadir el widget de Google que sugiere páginas alternativas y una caja de búsqueda. Además, he insertado el módulo de entradas más vistas como sugerencias adicionales. La intención es, no sólo informar al usuario de que se ha producido un error, si no dar, además, alternativas lo más atractivas posible. Ahora, ¿cómo evalúo la experiencia del usuario en estas páginas?

  • El inconsciente: No sé que está fallando.
    Pero, ¿qué error te sale? ¿Qué página estas viendo?
    Casi es lo mejor que te pueden decir.
  • El inocente: Yo no he hecho nada.
    Vale.
    Siempre lo dice el que ha tocado y sabe perfectamente lo que ha hecho.
  • El impreciso: ¿Por qué me pasa esto?
    ¿Qué es "esto"?
    Lo bueno de ellos es que si le dices un porqué te dejan paz y siguen trabajando felices.
  • El retrospectivo: Ayer funcionaba
    Lo mismo por eso no llamaste ayer.
  • El conservador: El anterior sistema era más intuitivo.
    Cuando aprendas éste, seguro que se vuelve intuitivo también.
  • El batallitas: Yo me acuerdo que hace tiempo pasó algo parecido, que no tiene nada que ver con eso, y lo arregló Ramón, un chaval que trabajaba aquí, que se llevaba mal con Luis y que era muy amigo de Santiago. Una vez, estábamos todos reunidos, se trajo de su casa un gato...
    Ya, si todos tenemos una vida muy interesante, pero, ¿el error?
  • El suspicaz: ¿Estáis tocando algo? Me ha dejado de funcionar.
    Claro hombre, me aburría y me dije, voy a tocar ahora mientras lo usas tú.
  • El curioso: ¿Ya funciona? ¡Qué bien! ¿Qué pasaba?
    La junta de la trócola.
  • El discreto: ¿Puedes venir un momento a que te enseñe una cosa?
    ¿No me lo puedes mandar por correo?
  • El pesado: ¿Está listo ya?(llamando cada cinco minutos)
    Si dejaran de molestarme por teléfono, lo mismo puedo acabarlo.
  • El aprovechado: Es que tengo que meter 200 direcciones una a una y es un coñazo, ¿no podéis hacer nada? ¿No? Pero eso tú lo haces un momento.
    Claro hombre, yo soy capaz de meter las direcciones de dos en dos por que uso ambas manos para escribir.
  • El pelota: Hola, ¿que tal te va? ¿Todo bien? ¿Te acuerdas del problema que vimos juntos y que tú solucionaste? Me pasa otra vez. ¿Cuando puedas serías tan amable de ayudarme?
    Se derriten de amabilidad, pero se convierten en pesados.
  • El agresivo: Esto es una mierda, no se puede consentir. Siempre estamos igual.
    No suelen ser curritos, suelen ser los jefes, que, además, no usan la aplicación.
  • El listo: Esto se arregla poniendo un if.
    Explícame qué es "esto" y ya veremos.
  • El superlisto: Mira, aquí puedes poner un if. Déjalo, que lo pongo yo.
    Ni de coña, tu explícame que falla que ya lo arreglo yo.
google Toolbar 5 Error 404

La última versión de Google Toolbar presentada hace dos meses para Internet Explorer tiene la funcionalidad de mostrar una página diferente de la que ofrece el servidor web cuando éste no encuentra la página solicitada (error 404), presentando una página similar a la imagen en la que intenta mostrar más información sobre el error y dándole al usuario varias alternativas para intentar llegar a la información buscada.

Es realmente importante intentar retener a un usuario que ha llegado a tu web, siendo tú mismo quién le proponga alternativas de forma que el usuario pueda llegar hasta la página que busca u otra muy similar que le pueda interesar. Para que Google Toolbar no sustituya nuestra página de error basta con ésta pese al menos de 512 bytes. En google.dirson.com dan unas recomendaciones muy buenas sobre como debe ser nuestra página de error. Los puntos a tener en cuenta son:

  1. Mostrar una cabecera 404. Para identificar la página como un error, sobre todo para que los buscadores sepan que es una página de error y no la rastreen.
  2. Mostrar al usuario algo de información sobre lo que ha sucedido: explicarle que la página web no existe, sugiriéndole que quizá haya escrito mal la URL en la barra de direcciones del navegador web, o que la página se haya borrado.
  3. Sugerir que se visite la página inicial o un índice de las secciones, y mostrar un buscador.
  4. Configurar el servidor web para que use nuestra página de error personalizada en vez de la tenga por defecto.
1
www.flickr.com