Resultado de etiquetas “medicina”

Me gustó mucho una "historia" que cuenta Jorge Wagensberg en Si la naturaleza es la respuesta, ¿Cuál era la pregunta? y que introducía así:

Hay una historia de frontera que me gusta contar. Ya no sé dónde la oí por primera vez, ni siquiera sé si sucedió tal como la cuento, incluso es posible que la haya modificado a mi conveniencia o que la haya inventado con el mayor descaro ... Durante un tiempo quise documentarla, recuperar los detalles con nombres y fechas. Pero da lo mismo, su fuerza como metáfora no pierde ni un gramo por el detalle insignificante de que nunca haya ocurrido en la realidad.

Dos jóvenes amigos toman una copa en la barra de un bar. Suelen hacerla cuando pueden coincidir, porque uno es médico, urólogo, y el otro militar, piloto de caza. Se admiran mutuamente por las historias de su vida profesional que se intercambian en esos momentos de paz. Esa noche, el piloto describe con entusiasmo cómo, pocas horas antes, ha roto dos veces la barrera del sonido con su aparato. Pero no centra la historia en la proeza misma sino en una curiosidad científica: se ha maravillado al ver cómo la onda sonora rompía los cristales de hielo. La copa del médico se ha detenido a medio camino entre el posavasos y sus labios. "¿Puedes repetirme eso?" "Tú sabes cómo romper cristales a distancia y a través de un medio fluido sin que éste se vea afectado?" Tal es, en efecto, el problema cotidiano del médico: abrir a sus pacientes para hurgarles en el riñón en busca de mortificantes piedras demasiado grandes para ser eliminadas sin ayuda. Una idea voló sobre la frontera. Hoy raramente se acaba en un quirófano por una piedra en el riñón, hoy se rompen las piedras con sonido, de una manera limpia, indolora y sin postoperatorio. La idea voló sobre la frontera, sí, pero sólo la idea: ¡a nadie se le ocurrió atar un paciente al morro de un caza supersónico!

No es descabellado pasar de la aeronáutica a la medicina. Ni al revés. Y lo mismo se puede decir quizá respecto de diferentes formas de conocimiento. Así se gestó la frase:

La naturaleza no tiene culpa alguna de los planes de estudio previstos en las escuelas y universidades.

En realidad es un libro de aforismos. Esto puede servir como mal ejemplo de lo que podemos encontrar en él. La última frase, y la reflexión a la que te invita al leer todo la historia, sí son buenos ejemplos.

1
www.flickr.com