Resultado de etiquetas “metro”

metro

Métro es una guía gratuita de transporte público para movil y PDA (iPhone, Palm, PocketPC, Smartphone...) creado por Patrice Bernard y Frank Van Caenegem con más de 250 ciudades. Se puede descargar gratuitamente desde su web Métro o usar directamente (WEB, WAP o iMode) en i-Métro.

Lo interesante es que no es un simple plano de metro o de autobuses, sino que calcula las rutas teniendo en cuenta todas las formas de transporte, incluido andar. Podemos seleccionar como origen o destino tanto paradas como lugares de interés. También nos indica otros lugares de interés próximos y los itinerarios de las diferentes líneas.

Web:

¡Ese niño es un borradicto y un drogacho!

Por mucho que intentas aislarte en el metro tarde o temprano acabas escuchando alguna frase suelta. Es lo que pasa por llevar con las orejas puestas. Al no estar atento a las conversaciones las frases suelen carecer de sentido. Eran un grupo de tres chicas de unos 16-18 años. Aunque llevaban todo el tiempo con una conversación bastante agitada, una soltó la fantástica frase alterándose aún más. No se si fue intencionado o no, pero aún intento contener la risa cuando lo recuerdo.

Hoy en el metro se ha subido al coche en el que viajaba una pareja de chicas jóvenes. Una tocaba algo parecido a un flautín, mientras que la otra hacía mímica en consonancia con la música, con la cara pintada y un extraño gorro de colorines que le caía por la espalda hasta más debajo de la cintura. Desde el principio transmitieron gracia y simpatía. La primera canción en sonar fue el tema de La Pantera Rosa. La chica que hacía mimos recorría el coche mirando expectante y con movimientos propios de una gallina, o cualquier ave, arrancando una sonrisa de los que mirábamos. El siguiente tema fue Don't Worry, Be Happy (no te preocupes, sé feliz) que medio cantaron a dúo. Por el sonido la recaudación fue excelente.

Quizás lo que valore ahora la gente sea que la hagan sonreír, sentirse un instante feliz y despreocupado. Algo diferente de otra versión de Moliendo Café que apenas se puede reconocer. Fue algo fresco, nuevo, diferente. Parece que a la gente le agradó el cambio. Esto es el Factor X. No es ser una buen cantante, interprete no showman. Es conectar con el público, transmitirle un sentimiento, una emoción. Pero que difícil les será conservar esa frescura, esa originalidad.

De regreso a casa quise tomar el metro en Rubén Darío y, viendo que no había nadie más, aproveché para comprar con tarjeta el abono en la máquina expendedora. Seguí los pasos como se me indicaban y cuando leí Operación aceptada puede escuchar como se empezaba a poner en marcha toda la maquinaria para entregarme mi billete. El sonido casi pareció cesar cuando el mensaje cambió a Fuera de servicio y mi billete no aparecía. Como pasados unos segundos no daba la impresión que la situación pudiera cambiar me dirigí a la ventanilla pensando como podría explicarlo.

La chica que me atendió me escuchó atentamente y seguidamente se acercó a la máquina. Comprobó que el billete estaba atascado y llamó al servicio técnico. Me propuso varias opciones. La primera era dejarme el billete preparado y que lo recogiera el día siguiente, pero esa no era mi primera estación, no servía de mucho. La segunda era esperar a que vinieran a ver la máquina y sacar el billete, pero ella tenía tan pocas ganas de esa opción como yo, por lo que no me dejó ni contestar.

Mientras volvía a llamar por teléfono (no se a quien) comenzó a preparar una especie de hoja de reclamaciones para que me devolvieran el dinero. Justo cuando estaba a punto de firmarla le comunicaron por el teléfono que el cargo de mi tarjeta ya estaba anulado.

En total pudieron ser entre 5 y 10 minutos en los que la joven chica se encargaba de mi problema a la vez que de varias personas que venían a comprar billetes. En todo momento conservé la calma y me sentí atendido, al igual que el resto de personas que se acercaban a ventanilla. Me fui completamente satisfecho y tranquilo.

Un buen trabajo.

1
www.flickr.com