Resultado de etiquetas “servidor”

host-tracker logo

No podemos garantizar la disponibilidad de nuestra web personal, es nuestro proveedor quién lo garantiza por nosotros. Pero la mayoría de las veces no es el proveedor quién falla, aunque sea a nuestro proveedor del primero que sospechamos. Muchos incluyen un servicio de alerta y algunas personas optan por hacerse su propio monitor en el ordenador de casa, pero siempre gusta tener un sistema de monitorización ajeno a nuestros proveedores de hosting y de conexión. host-tracker.com/ ofrece monitorización web (HTTP por HEAD y GET) gratis con una frecuencia de 30 minutos. Comprobar cada media hora no es que sea mucho, pero siempre hay opción para el que quiera pagar y hacer tests con una frecuencia de hasta 1 minuto.

La opción gratuita permite la monitorización cada media hora de hasta dos URL. Genera informes semanales, mensuales, trimestrales y anuales. En caso de detectarse un error se avisa por correo electrónico. Es posible configurarlo para que vuelva a enviar otro correo en los siguientes tests que fallen o únicamente cuando se vuelva a detectar que funciona el servicio. Se puede hacer que nos avise por sms si añadimos créditos a nuestra cuenta. La gran ventaja es que disponen de varios servidores de monitorización en todo el mundo. Cuando detectan un error en una comprobación, automáticamente, comprueban desde otro servidor. Antes de comunicar el error hacen hasta tres pruebas desde diferentes servidores en diferentes lugares para garantizar que no es un fallo de conectividad de ellos.

Y al recibir el mensaje de error, si te pilla en mal lugar y es poco lo que hay que hacer, se siempre se puede usar PocketPuTTY: el PuTTY de bolsillo para tu móvil y PDA.

Sitio web de host-tracker.com

Ya la gente no sabe de qué hablo ni yo cómo explicarles. El problema debió surgir hace más de 10 años cuando los famosos vitual host se empezaron a traducir por servidor virtual. Quizás porque la traducción más literal de anfitrión no termina de gustar o porque comercialmente quedaba mejor decir servidor, en eso quedó la cosa. Por mucho que me fastidió, yo preferí usar la expresión inglesa para conservar la precisión de lo que quería decir. Hasta hace poco era efectivo, yo decía lo que quería y el otro entendía lo que le daba la gana. El círculo del problema se cierra con el boom de los virtual private servers, que hasta hace poco se llamaban simplemente virtual servers. Ya me ha pasado en más de una ocasión que creen que hablo de lo mismo al decir vitual host y servidor vitual. Lo que me pregunto ahora es: ¿en los últimos 8 años no me ha entendido nadie cuando decía que tenía contratado un servidor vitual?
1
www.flickr.com