Resultado de etiquetas “estilo aleman”

Aunque los juegos de mesa parecen estar en auge en estos momentos, el jugarlos de tarde en tarde, de forma espontánea y para matar el tiempo hace que los juegos de estilo alemán se estén convirtiendo en los favoritos de mucha gente. Son juegos rápidos; las partidas duran poco. Muy sencillos, de reglas simples, fáciles de comprender y explicar. Mantiene la tensión durante toda la partida. ¿Qué estás en casa de Juan esperando a Francisco y parece que se retrasa? Pues saca el tablero y echamos mientras una partida.

Algunas características de estos juegos son:

  • Son muy gráficos y tienen poco texto. Suele bastar con traducir las reglas cuando el juego está en otro idioma.
  • Número variable de jugadores sin influir en la jugabilidad. El parchís se vuelve un rollo cuando juegan dos personas y terriblemente injusto cuando juegan tres.
  • Están diseñados para que las partidas sean cortas. Alrededor de una hora o menos, dos horas como mucho.
  • Huyen de las mecánicas de juego habituales: tirar dados, moverse, capturar fichas...
  • Son genralmente de estrategia.
  • El azar no existe o influye muy poco.
  • La aritmética dentro del juego es trivial. Sumas, restas y multiplicaciones muy sencillas (por una cifra generalmente: x2, x3, x4).
  • No se eliminan jugadores. Todos participan hasta el final.
  • No se conoce al ganador con certeza hasta terminar el juego. No cuentan con situaciones en las que un jugador aventaje tanto a los otros que no valga la pena seguir jugando.
Carcassonne

Carcassonne es un juego de mesa de estilo alemán ambientado en la ciudad medieval amurallada francesa de Carcasona. El objetivo es hacerse con las mejores posesiones (ciudades, praderas, caminos y monasterios) del mapa. Lo característico y atractivo del juego es su tablero, que cambia en cada partida. El tablero se va confeccionando con fichas que cada jugador va situando por turno a su discreción. Las fichas se componen de campos, ciudades, caminos y monasterios. Deben ser colocadas de forma coherente y, sobre ellas, sitúan las piezas de los personajes que, según donde se coloquen, se convierten en granjeros, caballeros, monjes o ladrones. Las piezas de personajes conservan su posición en el tablero hasta que la construcción en la que están se acabe y se repartan los puntos correspondientes. Los jugadores puntúan de dos formas:

  1. Por construcción acabada. Los puntos los consigue el jugador con más fichas en la construcción. En caso de empate todos los jugadores reciben los mismos puntos.
  2. Al final del juego. Se puntúan las granjas y las construcciones inacabadas.

También hay disponibles diferentes ampliaciones del juego que añaden fichas y nuevas reglas.

  • El Río. Añade fichas con río.
  • Posadas y Catedrales. Fichas que modifican el sistema de puntuación de ciudades y caminos.
  • Constructores y Comerciantes. Fichas que modifican el sistema de puntuación de ciudades y altera el turno del jugador: Le permite tomar otra ficha.
  • Los Cátaros. Modifican el sistema de puntuación de ciudades y permite recuperar fichas personajes cuando aún no ha terminado la construcción.
  • El Conde. Modifican el uso de las fichas personaje.
  • La Princesa y el Dragón. Modifican el uso de las fichas personaje.
  • La Torre. Modifican el uso de las fichas personaje.

Ahora que anuncian temporal de frío y nieve este juego es ideal para colocarse alrededor de la mesa calentito a pasar el rato.

Más en Wikipedia.

1
www.flickr.com