Resultado de etiquetas “monitor”

host-tracker logo

No podemos garantizar la disponibilidad de nuestra web personal, es nuestro proveedor quién lo garantiza por nosotros. Pero la mayoría de las veces no es el proveedor quién falla, aunque sea a nuestro proveedor del primero que sospechamos. Muchos incluyen un servicio de alerta y algunas personas optan por hacerse su propio monitor en el ordenador de casa, pero siempre gusta tener un sistema de monitorización ajeno a nuestros proveedores de hosting y de conexión. host-tracker.com/ ofrece monitorización web (HTTP por HEAD y GET) gratis con una frecuencia de 30 minutos. Comprobar cada media hora no es que sea mucho, pero siempre hay opción para el que quiera pagar y hacer tests con una frecuencia de hasta 1 minuto.

La opción gratuita permite la monitorización cada media hora de hasta dos URL. Genera informes semanales, mensuales, trimestrales y anuales. En caso de detectarse un error se avisa por correo electrónico. Es posible configurarlo para que vuelva a enviar otro correo en los siguientes tests que fallen o únicamente cuando se vuelva a detectar que funciona el servicio. Se puede hacer que nos avise por sms si añadimos créditos a nuestra cuenta. La gran ventaja es que disponen de varios servidores de monitorización en todo el mundo. Cuando detectan un error en una comprobación, automáticamente, comprueban desde otro servidor. Antes de comunicar el error hacen hasta tres pruebas desde diferentes servidores en diferentes lugares para garantizar que no es un fallo de conectividad de ellos.

Y al recibir el mensaje de error, si te pilla en mal lugar y es poco lo que hay que hacer, se siempre se puede usar PocketPuTTY: el PuTTY de bolsillo para tu móvil y PDA.

Sitio web de host-tracker.com

Seguridad en el trabajo con monitores de ordenador

No se puede justificar lo injustificable, pero las cosas se hacen. Necesitas trabajar y tienes que preparar tu entorno de trabajo. El problema empieza cuando los medios para acondicionar tu espacio no son los adecuados. Peor aún si la medida tomada es contraproducente y temeraria. Tener que hacer una entrega a tiempo sufriendo molestias en el cuello conduce a cosas como esta. Elevar el monitor ayudado por una débil cajita de cartón y unos cuantos estuches de CD viejos. La cantidad de barbaridades que hacemos día a día sin (querer) darnos cuenta de lo que hacemos. Las baratas excusas para tranquilizar nuestra conciencia (sólo es un momento, nunca ha pasado nada, otros lo hacen, cuando pueda lo pongo bien) realmente funcionan para que no nos sintamos mal. Al menos hasta que las consecuencias dejan de ser agradables. Ya lo dicen por ahí: Pocas cosas pasan.

Afortunadamente, el equilibrismo del monitor duró poco y con buen fin. El soporte improvisado ha sido reemplazado por otro más adecuado. Especialmente diseñado para esta función, estéticamente más atractivo y da, por supuesto, mayor estabilidad.

1
www.flickr.com